8 de diciembre de 2016

Defensa de Baler


Defensa de Baler
Félix Minaya
 
Edición de Carlos Madrid Álvarez-Piñer.
Ediciones Espuela de Platas (Editorial Renacimiento)
Valencina de la Concepción (Sevilla), 2016
Colección Biblioteca de Historia, 27
458 pp.
22 euros
ISBN  9788416034796 

 Un manuscrito inédito que relata uno de los episodios más célebres de la Guerra de Filipinas

En los últimos años del siglo XIX, en el ocaso de la soberanía española en Filipinas, la pequeña iglesia del pueblo de Baler, a unos 240 kilómetros al nordeste de Manila, fue escenario de cruentos combates que enfrentaron a las tropas independentistas filipinas con las tropas españolas allí destinadas. El relato hasta ahora inédito Defensa de Baler, escrito por el franciscano Fr. Félix Minaya, detalla los padecimientos sufridos por él y su hermano de orden Fr. Juan López, durante el trágico sitio que sufrió la iglesia durante once meses entre 1898 y 1899, en los que un pequeño destacamento de medio centenar de soldados del Regimiento de Cazadores número 2 sostuvo tenazmente la posición.
Esta valiosa narración, convenientemente anotada, aporta no sólo la perspectiva de un misionero de apenas 30 años como era entonces Fr. Félix Minaya, sino multitud de detalles que sin él se habrían perdido para la historia. Defensa de Baler nos permite conocer lo sucedido antes, durante y después del famoso episodio que sería conocido como el de Los últimos de Filipinas.

Teniente Saturnino Martín Cerezo, natural de Miajadas, Cáceres
Médico Rogelio Vigil de Quiñones , natural de Marbella, Málaga
Cabo Jesús García Quijano, natural de Viduerna de la Peña, Palencia
Cabo José Olivares Conejero, natural de Caudete, Albacete
Comandante Narciso de Vera Marrero, natural de La Laguna, Tenerife
Corneta Santos González Roncal, natural de Mallén, Zaragoza
Soldado Juan Chamizo Lucas, natural de Valle de Abdalajís, Málaga
Soldado José Hernández Arocha, natural de La Laguna, Tenerife
Soldado Luis Cervantes Dato, natural de Mula, Murcia
Soldado Manuel Menor Ortega, natural de Sevilla, Sevilla
Soldado Vicente Pedrosa Carballeda, natural de Carballino, Orense
Soldado Antonio Bauza Fullana, natural de Petra, Mallorca
Soldado Domingo Castro Camarena, natural de Aldeavieja, Ávila
Soldado Eustaquio Gopar Hernández, natural de Tuineje, Las Palmas
Soldado Eufemio Sánchez Martínez, natural de Puebla de Don Fadrique, Granada
Soldado Emilio Fabregat Fabregat, natural de Salsadella, Castellón
Soldado Felipe Castillo Castillo, natural de Castillo de Locubín, Jaén
Soldado Francisco Real Yuste, natural de Cieza, Murcia
Soldado José Pineda Turán, natural de San Felíu de Codinas, Barcelona
Soldado José Jiménez Berro, natural de Almonte, Huelva
Soldado José Martínez Santos, natural de Almeiras, La Coruña
Soldado Loreto Gallego García, natural de Requena, Valencia
Soldado Marcos Mateo Conesa, natural de Tronchón, Teruel
Soldado Miguel Pérez Leal, natural de Lebrija, Sevilla
Soldado Miguel Méndez Expósito, natural de Puebla de Tabe, Salamanca
Soldado Pedro Vila Garganté, natural de Taltaüll, Lérida
Soldado Pedro Planas Basagañas, natural de San Juan de las Abadesas, Gerona
Soldado Ramón Mir Brills, natural de Guisona, Lérida
Soldado Ramón Buades Tormo, natural de Carlet, Valencia
Soldado Ramón Ripollés Cardona, natural de Morella, Castellón
Soldado Timoteo López Larios, natural de Alcoroches, Guadalajara
Soldado Gregorio Catalán Valero, natural de Osa de la Vega, Cuenca
Soldado Marcelo Adrián Obregón, natural de Villalmanzo, Burgos
Soldado Bernardino Sánchez Cainzos, natural de Guitiriz, Lugo

Fr. Félix Minaya Rojo (Almonacid de Toledo, 1872-Los Baños, Filipinas, 1936). Fraile desde los 15 años de edad, fue destinado a Filipinas en 1895, al pequeño pueblo de Casiguran cercano a Baler, en el Distrito del Príncipe, como coadjutor del también franciscano Fr. Juan López Guillén (1871-1923).  Vivió 290 de los 337 días que se defendió un destacamento español asediado en la iglesia del pueblo de Baler. Recobrada la libertad, permaneció en Manila hasta 1902-1903, cuando fue destinado a la isla de Samar, en el archipiélago filipino de Visayas. En 1926 sería nombrado Comisario Provincial de Filipinas y después de venir a España en el capítulo de 1925 regresó por tercera vez a Filipinas. Falleció el 3 enero de 1936 en el pueblo de Los Baños, en la provincia filipina de La Laguna.

 
La verdadera historia de los últimos de Filipinas
Pedro Fernández Barbadillo
http://www.actuall.com/criterio/democracia/la-verdadera-historia-de-los-ultimos-de-filipinas/
Baler no se rinde, así defendieron 57 militares el último territorio español en Filipinas
http://sevilla.abc.es/historia-militar/20140624/abci-ultimos-filipinas-baler-heroes-201406231602.html
 
Luis sí que fue 'el último de Filipinas'
Epopeya del recluta Checa, enviado a la guerra y que terminó esclavizado en la colonia
http://www.elmundo.es/cronica/2016/12/09/5843dfefe5fdea405c8b4646.html
¡A la mierda España!
http://www.libertaddigital.com/cultura/historia/2016-12-09/jesus-lainz-a-la-mierda-espana-80826/
Los últimos de Filipinas : Mito y realidad del sitio de Baler  
https://www.youtube.com/watch?v=-rjIW3zLXEg

 
“Sí. Estoy arrepentido en buena parte por haberme levantado contra España y, es por eso, que cuando se celebraron los funerales en Manila del Rey Alfonso de España, yo me presenté en la catedral para sorpresa de los españoles. Y me preguntaron por qué había venido a los funerales del Rey de España en contra del cual me alcé en rebelión… Y, les dije que sigue siendo mi Rey porque bajo España siempre fuimos súbditos, o ciudadanos, españoles pero que ahora, bajo los Estados Unidos, somos tan solo un Mercado de consumidores de sus exportaciones, cuando no parias, porque nunca nos han hecho ciudadanos de ningún estado de Estados Unidos… Y los españoles me abrieron paso y me trataron como su hermano en aquel día tan significativo…” (Emilio Aguinaldo Famy,  16 de diciembre de 1958)
 

 

APUNTE SORPRENDENTE
Anticipándose a la denominada Ley 52/2007 de Memoria Histórica (sic) la dirigente del PSdeG-PSOE Regina Polín Rodríguez (maestra de titulación y profesión), por iniciativa suya  -en comandita con el BNG-  y en un “exceso de mando” cambió en septiembre de 2004  -con la excusa de galleguizar el callejero-  el nombre de ochenta calles del concejo de Guitiriz (Lugo) de la que era alcalde. Si la medida tenía justificación en algunos casos, no así con la otorgada merecidamente en su día al “último de Filipinas” Bernardino Sánchez Caínzos, labrador de profesión y soldado sanitario en el sitio de Baler (1898-1899), fallecido a mediados de los años 20 del pasado siglo, cuyo nombre fue borrado del recuerdo público de su lugar natal. Uno de los tres gallegos que sobrevivieron a tal gesta militar hace casi 120 años, recompensado desde 1904 con una pensión de 60 pesetas mensuales por los servicios prestados a la corona española. ¿Regina Polín lo consideraría franquista? ¿Ignorancia o sectarismo doctrinario? ¿Por qué le incomodó/a el nombre de Bernardino Sánchez? ¡Así paga España a sus héroes!
http://www.lavozdegalicia.es/lugo/2004/09/30/0003_3071695.htm
http://www.elcorreogallego.es/tendencias/ecg/tres-ultimos-filipinas-eran-guitiriz-culleredo-carballino/idEdicion-2016-04-24/idNoticia-993614/
 
BIOGRAFÍA de BERNARDINO SÁNCHEZ CAÍNZOS
 
Miguel Leiva Ramírez y Miguel Ángel López de la Asunción: Los últimos de Filipinas.  Mito y realidad del sitio de Baler, Editorial Actas, Madrid, 2016, pp. 322-323.
 
Sanitario / 4ª Brigada Sanitaria
n.  San Juan de Lagostelle, Guitiriz (Lugo) – 15 mayo 1876
f.  Guitiriz (Lugo), 2 noviembre 1926
 
“El honor y el deber militar obligan a no abandonar su puesto a todos los que visten el honroso uniforme del Ejército español. Este honor y este mismo deber obligan a las tropas de Sanidad a morir en la defensa y salvación de un herido antes que abandonarle cobardemente al enemigo. La bandera del sanitario es el herido”
Artículo 52 Reglamento de las brigadas sanitarias de la
Península, isla de Cuba e islas Filipinas.
 
Era hijo de Andrés Sánchez, natural de la localidad de Aranga, y Josefa Caínzos, de San Juan de Lagostelle, matrimonio que tuvo al menos otro hijo de nombre Antonio. Avecindado en Lagostelle, trabajaba como labrador y acreditó en el momento de ser llamado a filas saber leer y escribir.
Ingresó en caja de reclutas por el Ayuntamiento de Trasparga para el reemplazo de 1895. El sorteo del 22 de septiembre le declaró excedente de cupo, por lo que pasó al depósito. Sin embargo, dados los acontecimientos de Ultramar, el 25 de marzo ingresa en el servicio. Por sorteo en el Regimiento Zamora nº 8 de guarnición en La Coruña, le corresponde marchar a Filipinas, a donde llegaría procedente de Barcelona en el vapor Covadonga el 14 de noviembre.
El vapor Covadonga
 
Agregado a la 1ª Compañía del Batallón de Cazadores Expedicionarios nº 5, participó en las operaciones de campaña que se desarrollaron en los alrededores de Cavite. El 29 de diciembre participa en el combate de Caracóng de Sile. Posteriormente, en febrero de 1897, toma parte en la acción de Balayán y en la toma a la bayoneta de la localidad de Pamplona, situada a las orillas del río Zapote, acción por la que se le concedió una Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo.
Cavite. Segunda línea de trincheras que defendía el puente del río Zapote
En octubre de ese año pasó a la 4ª Brigada Sanitaria, quedando asignado al Hospital de Manila, donde permaneció hasta el 5 de febrero de 1898 que fue destinado como parte de la dotación de la nueva enfermería que debía establecerse en Baler a las órdenes del teniente médico provisional Vigil de Quiñones.
Recreación de la enfermería de Baler
Durante el sitio, aparte de ejercer brillantemente las labores propias del sanitario, participaba en las tareas de defensa de la posición como uno más. A la finalización del mismo es de los recomendados por Martín Cerezo como uno de los mejores soldados, elogiando sus certeros disparos frente al enemigo, sus buenas cualidades y subordinación.
Tras ser repatriado, regresó a su localidad natal, donde llega el 8 de septiembre de 1899. No recibe ningún tipo de homenaje ni honores a su llegada. Se casó con Pilar Bergantiños Pardellas, naciendo del matrimonio siete hijos: María Rita, María Aurora, María Josefa, Eduardo, Ángel, José y Manuel.
Iglesia de San Juan de Lagostelle (Guitiriz)
Como forma de vida estableció una taberna en Guitiriz, a lo que sumaba los ingresos por unas tierras que alquilaba, llevando una vida sosegada. Tuvo problemas para cobrar la pensión concedida en 1899 porque su nombre aparecía erróneamente escrito como Cañizo. Al final lo consiguió en 1907.
El fallecimiento de Pilar en 1920 le desestabilizó emocionalmente, perdiendo el interés por la taberna que regentaba y entrando en una espiral de problemas económicos. Falleció el 2 de noviembre de 1926 a los 50 años de edad.
A su muerte los hijos se vieron forzados a vender la casa para pagar desudas. Las tres hijas mayores, en edad de trabajar, se afincaron en La Coruña y los pequeños quedaron a cargo de varios familiares. Aunque les correspondía la pensión de su padre, tuvieron problemas para cobrarla, perdiéndola cuando contraían matrimonio o alcanzaban ingresos superiores a 5000 pesetas.
Fue homenajeado en su localidad natal en 1999, teniendo actualmente dos calles, la de Bernardino Sánchez, Héroe de Filipinas en Guitiriz y la de Bernardino Sánchez Caínzos en Lugo.

[Nota: Los autores desconocen la arbitraria decisión del Ayuntamiento de Guitiriz -llamado así desde el 29 de noviembre de 1945, tras suprimirse el de concello de Trasparga- de quitarle la calle en 2004 para poner en su lugar el nombre de Rúa da Liberdade]
 

6 de diciembre de 2016

Métodos de investigación histórica


Métodos de investigación histórica
Francisco Alía Miranda
 
Editorial Síntesis S. A.
Madrid, 2016
268 pp.
PVP 21,00 €
ISBN: 9788490774137

La omnipresencia de Internet en la sociedad actual hace necesario replantearse muchas cuestiones en la investigación histórica. Este libro, dirigido tanto a estudiantes como a investigadores, tiene como principal objetivo enseñar a investigar en la era de las nuevas tecnologías de la información y de las humanidades digitales.

Se tratan los aspectos teóricos y prácticos del método y de las técnicas de investigación. Entre ellos, se dedica especial atención a definir cómo se elabora un trabajo científico, qué se entiende por método histórico, cuáles son las principales técnicas de investigación, cómo se trabaja en los archivos, bibliotecas y otros centros de información que conservan nuestros tesoros documentales, cuáles son las principales fuentes históricas y qué debemos hacer con ellas para que puedan dar respuesta a nuestros interrogantes. Se presta un interés prioritario a la documentación digitalizada que nos ofrece Internet, dada su creciente profusión, en la que cada vez se hace más complicado localizar los recursos útiles si no se tiene una buena preparación de acceso a la información.

Francisco Alía Miranda es profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad de Castilla-La Mancha.


Bibliografía completa  (para descargar pulse aquí)
Anexo 1  (para descargar pulse aquí)
Anexo 2  (para descargar pulse aquí)
Anexo 3  (para descargar pulse aquí)

José María Gil-Robles


José María Gil-Robles.
Un conservador en la República
 
Manuel Álvarez Tardío
 
Gota a gota – Fundación FAES
Biografías políticas, nº 7
Madrid, 2016
312 pp.
15 euros
ISBN: 978-84-96729-92-6

Una trayectoria compleja y llena de aristas y contradicciones, incomprensible sin una referencia a las circunstancias y a sus adversarios.

José María Gil-Robles Quiñones (1898-1980) fue uno de los grandes protagonistas de la política española del siglo XX. Su biografía comprende desde la crisis de la Monarquía de Alfonso XIII hasta la Transición a la democracia. Fue él quien creó la CEDA, el primer partido moderno, por afiliación, organización y propaganda, de la derecha española. Lo hizo en los años de la Segunda República (1931-1936), en un momento crítico para los conservadores. Trabajó infatigablemente para lograr que una nueva derecha posibilista demostrara su poder en las urnas y en el Parlamento. Consiguió un gran resultado electoral en noviembre de 1933, pero no logró ser presidente del Gobierno.

Este libro es una historia de la etapa “republicana” de Gil-Robles. Es la primera biografía de investigación que aborda de forma rigurosa y equilibrada su contribución capital, aunque también problemática, a la democratización de la política conservadora española. Y responde a preguntas cruciales sobre por qué la CEDA no tuvo éxito, qué obstáculos encontró en su intento de revisar la Constitución republicana, y cómo actuó su líder durante la difícil primavera de 1936.
Gil-Robles en Covadonga, 9 septiembre 1934 (álbum fotográfico de José Manuel Mendoza Ussía)
Manuel Álvarez Tardío es profesor de Historia del Pensamiento y los Movimientos Sociales y Políticos en la Universidad Rey Juan Carlos. Entre sus libros y artículos de investigación se cuentan El camino a la democracia en España. 1931 y 1978 (Madrid, Gota a Gota, 2005) y Libertad de conciencia y anticlericalismo (Madrid, 2002). Y como coautor, El precio de la exclusión. La política durante la Segunda República (Madrid, 2010) y The Spanish Second Republic Revisited. From Democratic Hopes to Civil War (1931-1936) (Brighton, 2012). Colabora habitualmente en prensa nacional y ha dirigido el Máster en Análisis político y medios de comunicación de la URJC.  Manuel Álvarez Tardío es director de la colección Biografías Políticas Gota a Gota, de FAES.



José María Gil-Robles (París, 1962)

Los (des) controlados de Companys


Los (des) controlados de Companys
El genocidio catalán, julio 1936 – mayo 1937
Javier Barraycoa

Libros Libres

Madrid, 2016

391 pp.

20,00€

ISBN: 9788415570646

 
Lluís Companys: ¿mártir o verdugo? Esta pregunta enmarca a la perfección su controvertida figura. Del President mártir se quiere crear un mito, y más en estos momentos en que el nacionalismo necesita de leyendas para construir su metarrelato victimista. Este hecho contrasta con innumerables documentos de la época, de buena parte del catalanismo y del republicanismo, que lo repudiaban por considerarlo uno de los culpables de la pérdida de la Guerra Civil y del hundimiento del catalanismo.

Una de las causas de esta repulsa fue, nada más iniciarse la contienda, su pacto con el anarquismo. En pocos meses, bajo su mandato se cometió el denominado “genocidio catalán”. Miles de hombres y mujeres fueron asesinados de la forma más bárbara por comités de milicias integrados no sólo por anarquistas sino también por miembros de Esquerra Republicana de Catalunya y otras formaciones políticas.

La mitología nacionalista ha querido presentar estos hechos como una fase de descontrol revolucionario en el cual Companys no tendría ninguna responsabilidad. Por el contrario, la tesis que este texto pretende demostrar es que sí fue responsable, que coadyuvó en el asesinato de casi 9000 catalanes y que en ningún momento el terror que se implantó en Cataluña fue casual. Antes bien, el “desorden” fue “muy ordenado”.

Este libro es un esfuerzo por redescubrir la complicada personalidad de Companys, su responsabilidad en el genocidio catalán y cómo se aplicó la lógica del terror revolucionario entre julio de 1936 y mayo de 1937. Pero también quiere ser un homenaje a los miles de víctimas y sus familiares que sufrieron lo indecible. Ahora la mitificación de Companys exige que los asesinados lo sean de nuevo, esta vez por un interesado y despreciable olvido.


ÍNDICE

INRODUCCIÓN

1.     COMPANYS: LA CREACIÓN DE UN MITO

2.    LA RESPONSABILIDAD DE COMPANYS: ¿EL DESCONTROL CONTROLADO?

3.    LA REVOLUCIÓN ORDENADA: LA TEORÍA DEL TERROR Y SU FUNCIÓN

4.     LA REVOLUCIÓN PLANIFICADA: LAS ESTRUCTURAS DEL TERROR

5.     LA REVOLUCIÓN EN MARCHA: EL HORROR, EL HORROR

6.    LUCHA DE CLASES O BARBARIE CONTRA LA CIVILIZACIÓN CRISTIANA

7.     LAS PATRULLAS DE LOS DESCONTROLADOS Y SUS GESTAS

8.     POST SCRIPTUM: EL AMOR TRIUNFÓ SOBRE EL TERROR

ANEXOS

BIBLIOGRAFÍA
 

http://www.libertaddigital.com/cultura/historia/2017-09-24/javier-barraycoa-martinez-octubres-calientes-en-cataluna-que-deberiamos-aprender-del-34-83240/








2 de diciembre de 2016

Los enemigos del comercio


Los enemigos del comercio
Una historia moral de la propiedad  III
De Lenin a nuestros días

Antonio Escohotado

Espasa Libros, S. L. U.
Barcelona (España), 2016
684 págs.
34.90 €
ISBN: 978-84-670-4873-5

La tercera y última parte de la obra magna de Antonio Escohotado sobre el comunismo.

Dentro de la trilogía proyectada sobre el origen y desarrollo del movimiento comunista, este último volumen confirma una investigación sin precedentes en la bibliografía mundial.

Ninguna historia del fenómeno ha añadido hasta ahora al debate ideológico el detalle de su contexto económico, la evolución de instituciones paralelas como el sindicato, la gran empresa, la propiedad defendida por derechos de autor o los distintos sistemas de seguridad social.

Si en el volumen I se analizaba su desarrollo hasta la Revolución francesa, y en el volumen II los hechos ocurridos hasta los primeros años del siglo xx, este tercero trata del ascenso de Lenin hasta los últimos movimientos comunistas surgidos en el mundo tras la caída del muro de Berlín y la desintegración de la URSS.





http://www.elmundo.es/opinion/2016/09/17/57dc436022601d543c8b465b.html





 
https://twitter.com/aescohotado

 
http://www.clublibertaddigital.com/ideas/sala-lectura/2017-02-09/antonio-escohotado-entrevistado-por-federico-jimenez-losantos-parte-2-6059752.html
http://www.clublibertaddigital.com/ideas/sala-lectura/2017-02-16/antonio-escohotado-entrevistado-por-federico-jimenez-losantos-parte-3-6059848.html


INEPTOCRACIA.-  “Un sistema de gobierno en el que los menos aptos para liderar son elegidos por los menos capaces de producir, y en el que aquellos miembros de la sociedad menos capaces de sustentarse a sí mismos o de triunfar son recompensados con bienes y servicios procedentes de la riqueza que le ha sido confiscada a un número cada vez menor de productores“. Jean d'Ormesson.