1 de julio de 2017

Nacionalisme espanyol i catalanitat (1789-1859)


Nacionalisme espanyol i catalanitat (1789-1859)
Cap a una revisió de la Renaixença
 
Joan Lluís Marfany
 
Editorial: Edicions 62
Barcelona (España), 2017
Colección: Llibres a l'Abast
950 pp.
25 euros
ISBN: 978-84-297-7561-7

Un ensayo que demuestra como el nacionalismo español fue un invento catalán.

Joan-Lluís Marfany, el más solvente de los historiadores de la lengua y la cultura catalanas se enfrenta a un período decisivo: la primera mitad del siglo XIX.

Su estudio, riguroso y documentadísimo, rebate uno de los tópicos historiográficos más repetidos; contrariamente a lo que muchos afirman, el nacionalismo que la burguesía catalana impulsó y enarboló durante la Guerra de la Independencia y los años siguientes, no fue ningún tipo de protocatalanismo sino el moderno patriotismo español de cuño liberal.

Una aportación decisiva a la historia de la cultura y la literatura catalanas, que demuestra que la Renaixença fue muy diferente de como hasta ahora nos la habían explicado.


“El nacionalismo español tuvo en Cataluña, en la primera mitad del XIX, una de sus principales bases. Penetró en todos los sectores sociales. La burguesía catalana asumió un papel destacado en la construcción nacional española. La guerra de la Independencia fue un momento fundacional. Esta burguesía, nacionalmente española, y abocada a la industria, y sus intelectuales desarrollaron asimismo un regionalismo catalán, distinto del viejo patriotismo provincial de Antiguo Régimen. No había entre patria nacional y regional incompatibilidad. Ni la supuesta persistencia del austracismo ni el provincialismo decimonónico aportan nada sustantivo a las explicaciones históricas.  La Renaixença no pretendió hacer nacer nada, y sus principales impulsores fueron los más entusiastas partidarios de la diglosia en Cataluña. El castellano fue lengua de ascenso social y de nación, mientras el catalán se convirtió, según Aribau, en “dialecto provincial”.

Estas son algunas de las tesis de Marfany. Los argumentos socavan el relato nacional-nacionalista que gran parte de la historiografía catalana ha elaborado ha elaborado en el siglo XX, de Soldevila a Fontana. El autor documenta cada detalle y hace uso de una bibliografía extensa. Si la historiografía catalana viviese un buen momento y la profesión no hubiese abdicado del espíritu crítico, esta aportación generaría debates y cambios en las interpretaciones del siglo XIX. Desgraciadamente se limitará  a ser, me temo, otra voz en el desierto.” JORDI CANAL.





No hay comentarios:

Publicar un comentario